jueves, 30 de diciembre de 2010

Faltan 25 para las 12 = –13


Van a ser las 11 de la noche, y ya tengo todo listo para la medianoche de mañana, y para el inicio del nuevo. Y cuando digo todo, no quiero decir todo, porque todavía no he elegido la ropa ( y si no fuera una reunion familiar consideraría seriamente no usar ninguna), no he escuchado el sermon de todos los años ( que se podría resumir en : Qué carajos estas haciendo con tu vida), no he hecho el balance completo del año con entradas, salidas, declaración de bienes, anhelos y dolores, ni he pensado  aun en que película voy a ir a ver el 1-1-11 , y finalmente lo que es más importante aún, no he llamado a nadie para desearle un feliz 2011.

Lo que tengo listo para mañana es:

- Una lista de Propositos para el proximo año
- La firme decisión de cumplir con dichos propositos
- la seguridad de que el 3 de enero me habré olvidado de los susodichos propositos
- Practica en el uso de la cara de verguenza falsa que usaré en marzo cuando me recuerden  que llevo dos meses sin cumplir con los ya mencionados propositos.
- Una botella de champaña rosada ( que realmente no es champaña porque viene de cataluña) para hacer un brindis con mi familia.
- Ganas de molestar a mi familia con lo que pienso decir en el brindis
- La paciencia para aceptar que no entiendan mi brindis o no reaccionen porque: Raúl sólo dice incoherencias.
- Una nueva cicatriz en el brazo para recordarme algo aún por definir.
- Una lista de cosas que podrían ser recordadas por una cicatriz.
- Una gata loca
- Un corazón con forma de gota, o lagrima
- Un blog que rara vez actualizo, pero que siempre me prometo actualizar a final de año
- Amigos nuevos por los que pedir en la oracion de la media noche
- una especie de disgusto por una de mis familiares que no sé si me gustaría cultivar más.
- una maleta lista porque mañana la celebracion es en la calle, y uno nunca sabe como terminan esas rumbas urbanas.

Mientras escribía esto me fui distrayendo por varias razones, una de la cuales es que me siento un poco mamado de cierta gente. Y estaba pensando en que, ahora que lo pienso mejor, debería escaparme mañana y no recibir el año nuevo con mi familia.