lunes, 16 de septiembre de 2013

Ojos

Como un juguete sin baterias yace la mole que fui
Quiero recordar mi nombre y escucho alas batirse
El tiempo, cangrejo magenta, avanza insidiosamente
Es imposible cualquier movimiento distinto al olvido.
Ser devorado se siente como un masaje,
El sol cenital me hace anhelar la ceguera
Pero ninguno reclama los dos globulos blancos
Que supuse eran un premio por duplicado para los carroñeros.
Espero.