jueves, 2 de febrero de 2012

La última para Juana


Pienso en ti todo el tiempo.

Y no es que no haya vuelto a estar enamorado despues de que te  fuiste. Lo estuve, un par de veces más, a pesar del luto que quería guardarle a tu ausencia, y de las pocas ganas que tenía de reemplazarte. Pero te seguía pensando. 

Sobre todo pienso en las cosas que hice cerca de ti. Si decidiste no hablarme más, tus razones tendrías... Así que intento, objetivamente, observarme cómo tú lo harías. Me pregunto qué podría adivinarse de mí por las historias que te contaba, o por las pocas veces que hablé por celular en tu presencia, por lo que escribí. Pienso en cuanto podrías saber de lo que ocurriría en mi vida.

Y pienso en qué no vi, en que marcas en tu cuerpo pase por alto por mi falta de experiencia, en qué sombras en tus ojos no vi, en qué querías que aprendiera, en qué intentaste decirle a mis oidos sordos. Quisiera tener una memoria fotografica para volver a verlo todo, y saber qué salió mal.

¿Fue que te diste cuenta de que nunca voy a amar a nadie? o ¿de que era incapaz de aceptar que me quisieran?
Pienso en ti todo el tiempo, aunque todo el tiempo cada mes es menos, y cada vez recuerde menos cosas. 

Pienso en ti todo el tiempo, y me pregunto si alguna vez me recuerdas, o si ya soy sólo una gota más en el mar de tu memoria.