viernes, 11 de noviembre de 2011

Poema

Al final del viaje en autobús
solo descenderás
como solo ascendiste
descubrirás, entonces,
que cada frase que atrapaste
y pretendiste tuya
pertenecía en realidad a otro.
Aprenderas, al mirar el bus partir
que tu espacio ya fue ocupado
que eras reemplazable.
Sabrás que el viaje fue un juego,
nada importaba
ningun lazo, ninguna promesa
que nada se rompe ni acaba
porque nada es real.
Te encontrarás entonces en tu destino,
un lugar desconocido,
y hallarás a tu lado a tu compañera,
tu unica compañera,
tu soledad.