jueves, 4 de marzo de 2010

Despertando a los muertos

Recuerdo que en la odisea ( que siento es un mapa de la manera en que nos convertimos en adultos de verdad) después de pasar dos años con Circe, Ulises se dirige al infierno, y lleva a cabo allí un ritual para darle voz a los muertos, no a todos, claro está, sólo a aquellos que él desee. Yo nunca conocí a mi circe, o tal vez lo hice algun tiempo atrás; en cualquier caso no he necesitado de sus indicaciones para despertar a los muertos hoy.

Se han acercado a mi innumerables personas ( metaforicamente hablando) durante el día de hoy, no los reconocí como muertos deseosos de tener voz otra vez, aunque sea sólo por unos segundos, hasta que en medio de ellos encontré a Jhon Lennon; entonces supe que ésta era la noche en que las almas se comunicarían.

Jhon Lennon: Fue un buen sujeto, una inspiracion increible para cualquiera que haya pasado por la adolescencia lleno de miedo al futuro y sueños sobre el mismo. Siempre quiso más y supo como conseguirlo, no era bastante ser un beatle, no era bastante ser una estrella de rock, no era bastante ser un critico del mundo en que vivia, o ser una persona graciosa, interesante, cinica, compleja, dulce, poetica, extraña y un ejemplo perfecto de la moral libre de los años 60 aunque haya muerto casi dos décadas después. Él siempre quiso más, su alma me dijo dos cosas: Aquello que vayas a hacer con tu vida, hazlo por las razones correctas, no pienses en dinero, ni en fama, ni en conquistar a las mujeres, o pasar los días sin preocupaciones; piensa en lo que te hiere, en lo que te ata, en aquello por lo que estas dispuesto a sangrar. Y tras pedirme un poco más de sangre para poder hablar dijo: Ser libre es imaginar que el mundo podría ser distinto, un poco mejor, mucho mejor, y luego hacerlo así.Creo que eso es todo por hoy, los espiritus se han retirado por ahora. Y sigo mi viaje.